Mientras el fútbol profesional debate sobre cómo finalizar la temporada, los clubes modestos aguardan la resolución que determine las diferentes federaciones autonómicas, que tienen las competencias de estas categorías.

En el caso de la Primera Andaluza, aún se desconoce cómo resolverá la Federación Andaluza los ascensos que se puedan realizar si bien de momento han sido los clubes como Puerto Real y Jerez Industrial los primeros en mover ficha y plantear posibles soluciones.

 El conjunto de la Bahía pedía este mismo fin de semana el ascenso directo a División de Honor al ser el equipo que ha llegado a este parón en primera posición. Una postura que no comparte el Jerez Industrial, segundo clasificado, quien ofreció primero una opción en la que ascendía ambos conjuntos.

El equipo industrialista reculaba en su primera propuesta y ha hecho una serie de cábalas que implicarían la recomposición de la División de Honor, que pasaría de tener dos grupos a cuatro, compuesto cada uno de ellos por dos provincias y emparejando la de Cádiz con la de Huelva. Ello supondría el ascenso directo del Ubrique UD, que se encuentra en la cuarta posición tras 25 jornadas disputadas.

Una opción que puede asumir el combinado serrano, saneado económicamente. No obstante, su portavoz, Pepe González, ha explicado que se trata de una opción muy remota en el sentido de que no cree que la Federación Andaluza acepte y asegura que la situación es más complicada de lo que parece. Esta recomposición afectaría también a posibles ascensos y descensos en Tercera División por lo que conllevaría unos tres o cuatro años de reestructuración de las categorías.

El Ubrique UD espera que sea la Federación la que se pronuncie y someta a votación entre los clubes la resolución final. Una vez llegados a ese punto el club estudiará las alternativas y se decantará por la que considere más viable para sus intereses y los de sus aficionados. Sin renunciar a un ascenso pero sin importarle competir el próximo año en la Primera Andaluza y que un paso adelante no signifique dar luego dos atrás.