El Ayuntamiento de Grazalema no considera que existiese un error, despiste o lapsus, al no solicitar una orden judicial para acceder a las inmediaciones de la finca propiedad de ‘La Breña del Agua’, esta misma semana para realizar el deslinde del Camino que une Benamahoma con Zahara de la Sierra. Según declaraciones del Juan Clavero, en representación del colectivo Ecologistas en Acción, el Consistorio grazalemeño “no actuó de mala fe. Sólo fue un lapsus”.

El alcalde, Carlos García, teniendo en cuenta la opinión de los abogados del Ayuntamiento, ha considerado que la orden “no era necesaria”. También ha comunicado la existencia de una denuncia por parte de la empresa en el Juzgado de Ubrique por cauce Civil, por considerar que el Camino no es propiedad del Ayuntamiento. Con estos nuevos condicionantes y según el propio alcalde, el proceso de deslinde se podría alargar en el tiempo.

Con respecto a las relaciones entre el colectivo ecologista y el Ayuntamiento de Grazalema, Carlos García sigue haciendo referencia a que “ambos están en el mismo bando, ya que el activismo es algo positivo” y que “seguirán contando con ellos en todo el proceso.