Los alcaldes de IU de los municipios de Bornos, Espera y Puerto Serrano, Hugo Palomares, Pedro Romero y Daniel Pérez, respectivamente, han mostrado su descontento por el sistema de vacunación contra la Covid-19 para personas mayores de 80 años que tiene previsto poner en marcha la Delegación territorial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía y que contempla el desplazamiento de personas mayores de estos municipios, al igual que de un gran número de municipios de la Sierra de Cádiz, a otros puntos de la Sierra para recibir la vacuna.
Los ediles de Izquierda Unida dejaron patente su rechazo a esta solución prevista por la Junta de Andalucía en el encuentro telemático que mantuvieron en la tarde de ayer con la delegada territorial de Salud y Familias, María Isabel Paredes, para recibir información sobre el proceso de vacunación de mayores. Así, según explica el alcalde de Bornos y responsable de Política Institucional de IU Cádiz, Hugo Palomares, “lo previsto hasta ahora es que los mayores de 80 años de Bornos, Espera, Puerto Serrano y El Bosque tendrían que ir a Villamartín o a Arcos, según cada caso, hasta en dos ocasiones”.
Palomares afirma que “con independencia del color del partido político que gobierne en cada municipio, no entendemos que se obligue a los mayores a tener que desplazarse cuando en esa franja de edad hay muchos casos de personas con graves problemas de movilidad”. Ante los reparos de los alcaldes, la delegada planteó la posibilidad de atender en el domicilio a las personas con problemas de movilidad, aunque Palomares se pregunta “si existe esa posibilidad, ¿no sería mejor y más rápido que se desplacen al municipio y vacunen a todos los mayores?”.
Izquierda Unida muestra su preocupación por que puedan darse retrasos en las vacunaciones de las personas que no pueden desplazarse y tendrían que esperar a ser atendidas en el domicilio, puesto que lo previsto sería realizar la vacunación centralizada en los puntos establecidos y después, analizar los casos de falta de movilidad.
Ante esta situación, Palomares afirma que, “desde la absoluta lealtad institucional, sabemos que estamos viviendo una situación novedosa y muy extraordinaria y, en cualquier caso, junto con otros muchos alcaldes y alcaldesas, hemos solicitado una rectificación urgente del protocolo de vacunación; vivir en un pueblo pequeño no puede suponer un perjuicio”.
Por su parte, el alcalde de Puerto Serrano, Daniel Pérez, ha señalado que “ser un pueblo pequeño no puede convertirse en un agravante que sitúe a nuestros mayores como ciudadanos de segunda. Hemos pedido, junto con otros pueblos, una rectificación inmediata del protocolo, injusto y discriminatorio, que esperamos que tenga una pronta respuesta”. De igual forma, el primer edil de Espera, Pedro Romero, confía en que la Junta de Andalucía rectifique y proporcione la vacuna en cada municipio, aunque en caso contrario, el Ayuntamiento se ha mostrado dispuesto a gestionar el traslado hasta Arcos -punto de referencia para el municipio- de las personas que lo necesiten.
Los tres municipios han puesto a disposición de la Delegación espacios públicos y medios para que sea posible la tarea de vacunación en cada pueblo, en caso de que la Junta dé marcha atrás en los desplazamientos. Para hoy está prevista una nueva reunión con la Delegación Territorial de Salud y Familias en la que IU espera que haya acuerdo.