IV Ultra Travesía Gibraltar - Ubrique

Que un evento se desarrolle dentro de los cauces esperados no deja de ser un éxito absoluto. Más aún cuando los 200 senderistas que se aventuraron en este exigente reto hablan maravillas de una prueba que, a tenor de lo vivido este fin de semana, sin duda marca un antes y un después. Ni siquiera el calor quiso perderse la cita, lo que endureció sobremanera una prueba que ya de por sí es muy dura. Sin embargo, la ambición por completarla hizo que sólo unos 20 participantes tuvieran que abandonar, lo que también supone una cifra récord.

En SER Deportivos hemos recibido la visita del presidente del Club Senderismo 3 Caminos, Juan Carlos Huércano, así como de Manolo Díaz, miembro de la directiva del club ubriqueño. Además, hemos conocido la experiencia tanto de Ana Mateos, como de su hermana Isabel. La primera de ellas se enfrentaba a su tercera Ultra Travesía Gibraltar-Ubrique y fue una de las que incitó a su hermana a que lo hiciera por primera vez, convirtiéndose así en la senderista de mayor edad de esta edición, por lo que recibió su correspondiente diploma acreditativo.

Ambas han hecho referencia a una “organización de 10” en la que no ha faltado nada, destacando la cantidad y calidad de los avituallamientos, así como los traslados y el control y seguimiento de los participantes. Una opinión que, según Juan Carlos Huércano y Manuel Díaz, coincide con la inmensa mayoría de participantes, que le han hecho extensible su felicitación por la organización. Tanto para Huércano como para Díaz, ello es motivo de orgullo y recompensa todo un trabajo que comenzaba allá por el mes de marzo.

Durante la charla, los protagonistas han resaltado lo mejor y lo peor de la prueba, los mejores momentos y la imagen con la que recordarán esta IV Ultra Travesía. En este sentido destaca el recibimiento de los vecinos de cada pueblo que atravesaban, que ya van tomando conciencia de esta cita y se echan a la calle a animar a todos los participantes. Entre todos destaca el calor que le da el pueblo de Ubrique en su llegada a la Avenida de España, lo que supone el reconocimiento y la recompensa a todo el esfuerzo realizado durante unas 22 horas.