José Manuel Solano firmaba este verano por el CF Sant Rafael del grupo XI de Tercera División.

Un filial del UD Ibiza, que busca el ascenso a la Segunda División, y donde el atacante ubriqueño quiere asentarse en la competición, ser importante para su equipo y poder, de esta forma, aspirar a más la próxima temporada. 

 El extremo se ha mostrado contento por poder seguir en la isla de Ibiza y hacerlo además en el filial de un importante equipo en una temporada donde el coronavirus abre la posibilidad a que pudiera ser llamado para completar alguna convocatoria y tener la oportunidad de debutar. 

No obstante, Solano quiere ir paso a paso y el primero es ayudar a su nuevo equipo a lograr lo antes posible la permanencia. El CF Sant Rafael empataba a cero en su visita al Binissalem en la primera jornada del subgrupo B del Grupo XI de la Tercera División. Sobre su nuevo equipo, el ubriqueño destaca por la apuesta futbolística de su joven entrenador, así como la calidad y compromiso de sus compañeros pese a su juventud y que está perfectamente complementada con dos o tres jugadores veteranos. 

A nivel individual, el objetivo no es otro que seguir creciendo futbolísticamente hasta el punto de ser una de los puntales de su equipo. Solano ve imprescindible jugar por encima de 20 partidos para seguir cogiendo experiencia y ser determinante en el ataque del CF Sant Rafael.