Quiso pero no pudo. El Ubrique UD Senior fue preso de sus propios errores ante un Balón de Cádiz que se plantaba en el Barbadillo con una dinámica positiva y dejó muy buena impresión. Un rival bien plantado, con oficio pese a la corta edad de sus jugadores y que supo aprovechar los fallos que terminaron por decantar el partido con victoria visitante por 2-4. Así ha definido el encuentro en SER Deportivos el técnico ubriqueño, Miguel Domínguez.

Más de 700 personas acudieron al llamamiento del conjunto ubriqueño, que destinó la recaudación del encuentro a la Asociación Ubrique Dame tu mano. Una fiesta en las gradas con casi 400 niños dándole color al partido y haciendo recordar a los mayores aquellas tardes de fútbol de antaño.

En lo deportivo, comenzó golpeando el Balón de Cádiz, que en el minuto 2 se adelantaba por medio de Álvaro Vega. El rápido atacante cadista le ganó la espalda a la defensa local y definió bien en el mano a mano. En el 23, el filial capitalino pondría tierra de por medio con un lanzamiento de libre directo magistral en el que Luis Miguel Cruz la puso en la escuadra, imposible para Alberto.

Fue entonces cuando reaccionó el Ubrique, que tuvo las ocasiones más peligrosas en las botas de Paco y Peluca. Pero no fue hasta después de la reanudación cuando consiguieron recortar distancias por medio del juvenil Javi Corrales.

A media hora del final quedó claro que no era el día del Ubrique, momento en que Carlos Gil se introducía el balón en su portería en un intento de despeje. Peluca devolvería la emoción al partido y la ilusión a la grada con un nuevo tanto a 15 minutos del final pero el Balón de Cádiz disipó rápidamente cualquier atisbo de remontada y sentenció en el 80.

Pese a la derrota, los ubriqueños mantienen los 4 puntos de desventaja frente al cuarto puesto después de que el Villamartín cayera en Trebujena. Precisamente Ubrique y Villamartín se miden el próximo domingo en un derbi serrano que marcará el devenir de ambos conjuntos.