El Ubrique UD se vino de La Granja con una nueva derrota, al igual que ocurriese en los últimos partidos ante Chipiona y Roteña, esta vez ante el Jerez Industrial. Sin embargo, la expedición ubriqueña regresaba en el día de ayer con la firme convicción de lo injusto del resultado y la sensación de estar “más fuertes que nunca” pese a encadenar, por primera vez en los últimos años, tres derrotas consecutivas. 

Así lo ha manifestado uno de sus capitanes, Paco Pérez, quien ha lamentado la falta de puntería, pero también de fortuna de cara a gol ante un rival directo “que cuenta con jugadores de mucho nivel y que condenan cada error que puedas tener”. De esta forma recordaba la ocasión marrada por Lolo en el 94 cuando estrelló contra el larguero una falta directa. Algo similar también ocurría ante la Roteña y que hacen que pudiéramos estar hablando de dos puntos más en el casillero serrano y dos puntos menos en los de dos de los rivales directos en la lucha por la liguilla. 

El Jerez Industrial aprovechó en el minuto 4 de partido un despiste a la hora de defender una jugada a balón parado para ponerse por delante por medio de José Manuel Benítez. Ya en la segunda mitad, Jesús Barrera ponía tierra de por medio para los industrialistas en un partido en el que el Ubrique dispuso de hasta 8 ocasiones de gol, algunas clarísimas en las botas de Parra, Peluca y el propio Lolo, que recortaba distancias en el 80 con una falta directa desde el lateral que se coló sin que nadie la tocara y tras rebotar en el poste.  

 Lejos de martirizarse, Paco Pérez ha apelado al trabajo diario y a seguir buscando soluciones con el esfuerzo individual y colectivo. De esta forma, asegura que no piensan en otra cosa que no sea lograr tres victorias en los tres partidos que le restan para acabar la primera vuelta ante Algaida, Villamartín y El Torno en los tres próximos fines de semana en los que no descansarán.