Este sábado, a las 21:30 horas llega la cita más importante para el Ubrique UD Senior desde que se re-creara hace ahora 7 años. El equipo de Miguel Domínguez se mide al Puerto Real en un partido del que saldrá uno de los finalistas que se jugará la próxima semana la única plaza de ascenso a la División de Honor.

 Deportivamente hablando, la novedad está en la inclusión de una prórroga en caso de que se llegara con empate al término de los 90 minutos. De persistir la igualada tras los 30 minutos extra, sería el Puerto Real el que se clasificaría por llegar al parón clasificado en primer lugar.

 Ello hace que se afronte el partido de otra manera, tal y como ha reconocido el propio entrenador ubriqueño, quien señala que llegado el momento, puedes reservar fuerzas y guardar el último arreón para la prórroga. Miguel Domínguez confía en el buen estado físico de sus jugadores, capaces de aguantar con garantías dicha prórroga. De hecho, y dada la superioridad puertorrealeña en el aspecto técnico, apela a imprimir un ritmo alto llevando el partido a la parcela física.

No obstante, hasta que el balón no eche a rodar y los equipos muestren sus cartas no se sabrá qué derroteros tomará el choque. “Soñamos mil partidos pero es una incógnita”, señala un Miguel Domínguez que se queda sin palabras ante la ilusión generada en el pueblo ante este playoff exprés.

El formato a partido único lo cambia todo si bien el entrenador ubriqueño sostiene que el Puerto Real es ligero favorito, situando la eliminatoria en un 60%-40%. Lo único que tiene claro el entrenador ubriqueño es que tienen que disfrutar un momento por el que llevan trabajando mucho tiempo.