El proyecto ‘Ubrique Ciudad Cardioprotegida’ cuyo impulsor fue el enfermero, Ángel David Bohórquez, y que contó con el apoyo de la delegación de Salud del Ayuntamiento, ha servido para que Ubrique aparezca entre los municipios del país que cuentan con más desfibriladores. La localidad lidera el número de zonas cardioprotegidas de toda Andalucía, entre las de población menor a 20.000 habitantes.

Esta iniciativa se ha expandido a ‘Sierra de Cádiz cardioprotegida’, ya que son muchos los Ayuntamientos que han mostrado interés. Entre los municipios que ya cuentan con desfibriladores en la comarca, destaca Benaocaz, localidad que ya cuenta con 3. Teniendo en cuenta su población, podemos concluir que existe 1 desfibrilador por cada 232 habitantes . A través de la instalación de estas zonas cardioprotegidas, el Ayuntamiento benaocaceño ha querido mostrar a vecinos y visitantes que están preparados ante un caso de emergencia relacionado con parada cardiorespiratoria y cuentan con personal formado para su correcta utilización.

En Benaocaz todos los hosteleros han recibido un curso de primeros auxilios, entre cuyos puntos se encontraba el manejo del desfibrilador. En cuanto a esta formación, de cuya parcela se encarga Ángel David Bohórquez personalmente, los miembros de diferentes estamentos dedicados a la seguridad en la comarca, como policías locales y Guardia Civil, están recibiendo cursos de formación en RCP y manejo de los desfibriladores.

La instalación de uno de estos utensilios de vital importancia supone una inversión cercana a los 2000 euros para el establecimiento que lo quiera poner a disposición de sus clientes, tal es el caso de la pescadería de Antonio González en la Plaza de la Estrella en Ubrique, con cuya instalación, no sólo se sentirán protegidos los clientes de la pescadería, sino también los vecinos de la zona.