El Ayuntamiento de Ubrique ha ofrecido hoy una valoración de la sentencia que eleva la pena del parricida Juan Márquez Fabero de 35 a 40 años y 6 meses de cárcel. Aparte, el condenado no podrá pisar Ubrique en los próximos 32 años y tras el cumplimiento de este requisito, tendrá una orden de alejamiento que le impedirá acercarse a menos de 200 metros de los familiares.

Diógenes Gago estuvo presente en esta comparecencia pública, en representación de la familia. Con respecto a la condena, resaltó que es una de las mayores penas impuestas en un caso de estas características y puede sentar las bases para futuros casos de índole similar.

La alcaldesa Isabel Gómez quiso destacar que el Ayuntamiento ha puesto todos los medios para que la familia se sintiera acompañada y para que la pena fuese la mayor posible, posicionándose dentro de la acusación particular.

Jorge Cotrino, representante jurídico de esa acusación particular recordó que aún existe el recurso de Amparo ante el Tribunal Constitucional aunque ve muy difícil que se le dé viabilidad. No obstante, la parte condenada está en su derecho de llevar a cabo la petición de ese recurso.