La Fundación López Mariscal ha incorporado un total de 8 personas a la plantilla de trabajadores de la residencia Vicente Cervera Jarava, de Villamartín. El centro cuenta con un total de 6 residentes y de su gestión se encarga la Asociación AFANAS. Sin embargo, desde el pasado jueves 22 de octubre, estaban viendo cómo la plantilla formada por 11 trabajadores se veía mermada, bien porque había sido contagiado algún miembro del personal por la COVID o bien porque algunos de ellos estaban siendo confinados al ser contacto estrecho de los contagiados. 

 Las bajas del personal laboral se han venido sucediendo desde hace 10 días, hasta que este sábado se encontró la directora del centro, Almudena Estríngana, que no tenía a nadie para cubrir un turno.  

Ese mismo sábado 31 de octubre la directora se pone en contacto con la Fundación y el domingo, 1 de noviembre, a las siete de la mañana, tiene ya una nueva plantilla contratada por la Fundación, para trabajar en la residencia, hasta que la situación quede totalmente normalizada. 

 La directora del centro está muy agradecida por la inmediatez con la que el presidente de la Fundación, José Luis López Fernández, pudo salvar la situación; puesto que en menos de 24 horas puso a su disposición a un equipo formado por 7 auxiliares de enfermería y una persona encargada de la limpieza. Almudena Estríngana reconoció ante el empresario que le estaba costando mucho encontrar sustitutos para su personal de baja, ya que muchas de las personas a las que se le ofrecía el puesto se negaban a trabajar porque en el centro quedan algunos residentes contagiados por la COVID. Además, valora la rápida adaptación de dicho personal que ya cuenta con la experiencia de haber actuado en una situación similar en la Residencia de Ancianos de Ubrique. 

Esta es la segunda vez que la Fundación López Mariscal actúa de esta manera, ofreciendo indefinidamente personal laboral a aquellos centros donde el virus ha hecho acto de presencia. Recordemos el pasado 30 de marzo, cuando la Fundación tuvo que incorporar a 19 personas a la plantilla de la Residencia de mayores Ntra. Sra. de los Remedios de Ubrique, porque se vieron en una situación muy similar a la del centro de Villamartín.