Tourmalet, Luz Ardiden, Troumouse, Col D’Aspin… Son nombres propios que nos acompañan cada año por estas fechas. Escenarios de algunas de las hazañas más grandes del ciclismo y metas soñadas para todos los amantes de este deporte. Unas metas que han sido conquistadas por ocho ubriqueños que no se han conformado con sólo verlas por televisión.

Se trata de la expedición ubriqueña más grande en este tipo de actividades y que, subidos a sus bicicletas han escalado hasta la cima de los puertos más míticos de los Pirineos, esos que deciden cada edición del Tour de Francia. Tres etapas que acabaron siendo cuatro, ya que no quisieron perder el tiempo y el mismo día que llegaron a tierras francesas se enfundaron el maillot y coronaron el Col de Menté, famoso por una caída de Ocaña.

 Francisco Aránegas, Paco Moreno, Manuel Domínguez, Manuel Carrasco, Prudencio García y Jesús Moreno, José Antonio Parra y Francisco Arenas se embarcaron en una experiencia para la que necesitaron varios meses de preparación ante la exigencia de estos cuatro días y que les sirve, tal y como nos han asegurado Parra y Arenas, para valorar el nivel de los ciclistas profesionales en competiciones de tres semanas como el Tour.

Los dos ubriqueños nos han relatado cómo han transcurrido las etapas, los puertos más bonitos, los más exigentes, las privilegiadas vistas y el ambiente que se respira durante estas semanas en una zona de Francia donde huele a Tour por los cuatro costados.

Una experiencia que han llevado a cabo de la mano de la empresa Biking Through Spain quien, según José Antonio Parra y Francisco Arenas, cuidan hasta el más mínimo detalle y han hecho posible que disfruten plenamente de esta actividad.