Olvera intenta recuperar la normalidad después de que un vecino que paseaba a su perro por un parque del municipio encontrara el cuerpo sin vida de un varón de 64 años con la cabeza metida dentro de una bolsa de plástico.

 El alcalde, Paco Párraga, ha señalado que, efectivamente, el cadáver fue hallado en extrañas circunstancias, lo que ha dado lugar a todo tipo de elucubraciones. No obstante, asegura que no estaba maniatado ni con aparentes signos de violencia.

El edil olvereño ha definido al fallecido de una persona en una “situación social especial” y conocido prácticamente por todos los vecinos. Un hombre del que no se le ha conocido conflicto ninguno por lo que no encuentran motivos para que haya habido algún tipo de acto en su contra.

Este lunes se procedía a la autopsia en el Instituto de Medicina Legal de Cádiz si bien el caso está bajo secreto de sumario siendo la Policía Judicial la que se ha hecho cargo de la investigación que esclarezca las causas del suceso. Mientras, Olvera vuelve a la normalidad que le caracteriza, siendo uno de los municipios más tranquilos de la comarca.