La Subida Ubrique-Benaocaz no celebrará en este 2019 su 24ª edición después de ser aplazada en su día por la convocatoria electoral del 28 de abril. No obstante, y justo tras la confirmación oficial, la Escudería Ubrique ya trabaja para incorporar importantes novedades para 2020 como son dotarla de un carácter internacional y una modificación en el trazado a la altura de Las Cumbres.

Así lo ha adelantado Paco Galán en SER Deportivos. El Directo de Carrera ha mostrado su sueño porque pilotos europeos tomen parte en esta emblemática prueba ya en 2020 para celebrar su 25ª edición. Igualmente, y de la mano de la Consejería de Fomento, trabajan para incorporar cambios en el recorrido. En este sentido, Paco Galán ha mostrado su intención por ‘desviar’ el trazado hacia el mirador de Las Cumbres antes de llegar a la gasolinera, pasando por la puerta del Instituto. Un cambio que dotaría a la prueba de mayor dificultad para los pilotos y de mayor espectacularidad para los aficionados puesto que se suprimiría la amplia recta hasta la gasolinera donde hace unos años implantaron una chicane.

En cuanto a la noticia de la suspensión definitiva, la Real Federación Española de Automovilismo y la Escudería Ubrique, organizadora de la prueba, han anunciado que han estado trabajando en la búsqueda de una nueva ubicación en el calendario del Campeonato de España de Montaña del 2019 para la subida gaditana.

Desde la web del Campeonato de España de Montaña han señalado que, desafortunadamente, no ha sido posible confirmar la viabilidad de la prueba desde la administración autonómica al existir informes de Medio Ambiente y la Dirección General de Tráfico que desaconsejan su celebración en las fechas alternativas propuestas.

Sobre esta confirmación, Paco Galán ha señalado que ha sido una decisión difícil para todas las partes, dada la tradición y popularidad entre pilotos y aficionados de la emblemática prueba de la sierra de Cádiz. El Director de carrera asegura que se sienten fastidiados principalmente por el impacto económico de una prueba que deja en la Sierra de Cádiz casi 3,5 millones de euros.