La Federación Española de Automovilismo ha fijado el fin de semana del 24, 25 y 26 de abril de 2020 como fecha para la celebración del que será el 25º aniversario de la Subida Ubrique. Después de un 2019 en el que la celebración de las elecciones generales y el apretado calendario imposibilitaron la disputa de la prueba, para este 2020 la organización trabaja a destajo para convertirla en la mejor edición de todas las que se han celebrado hasta la fecha.

Así lo ha manifestado Pedro Carlos García, presidente de Escudería Ubrique, quien ha informado de varias de las novedades que preparan con motivo de esta efeméride tan especial. La principal atañe al aspecto deportivo, más concretamente al inicio del trazado, donde desaparecerá la ‘chicane’ artificial para que los pilotos entren a la zona de Las Cumbres para atravesar por la puerta del IES y salir a la gasolinera con una curva que se prevé espectacular. Con esta modificación el recorrido será 150 metros más extenso y atraerá a más espectadores a la zona baja, cercano al municipio de Ubrique.

Además, la prueba adquiere carácter internacional y desde la organización intentarán congregar a un buen número de pilotos venidos de diferentes puntos de Europa. Ello, unido al interés suscitado alrededor de la prueba hace que se pueda alcanzar el máximo de pilotos posibles fijado en 120 por las dimensiones del parque cerrado. No obstante, el propio Pedro Carlos García ha explicado que lo idóneo es que la cifra se fije entre los 90 y los 100 participantes.

Escudería Ubrique y Ayuntamiento trabajan de la mano también para fomentar la promoción del evento y tendrá, más que presumiblemente, un papel destacado en FITUR, la Feria Internacional de Turismo más importante de las que se celebran en nuestro país. Pedro Carlos García ha asegurado que se siente contento con la fecha de una prueba cuyo impacto económico supera los 2 millones de euros y ha recordado los motivos por los que no pudo celebrarse en 2019 donde estaba en juego también, entre otras cosas, el prestigio de la misma.