En tiempos de pandemia y entre tanta información acerca de contagios, fallecidos, recuperados y vacunados, existe un hueco para la solidaridad. Un rayo de luz entre tanta tiniebla como la que pone la familia que forman la ubriqueña Olga Romero, su marido José Francisco y sus tres pequeñas. 

 A través del programa ‘Viaje hacia la vida’, de la Fundación Tierra de Hombres, han acogido a Djenabou, una niña de 6 años procedente de la República de Guinea y que padece una cardiopatía que será tratada en el Hospital Regional Universitario de Málaga. 

En la sintonía de Radio Comarca, la propia Olga Romero ha explicado que la idea inicial era que tanto ella como su marido, ambos médicos, fuesen a cooperar a algún país necesitado, algo que finalmente desecharon por la responsabilidad que suponían sus tres pequeñas. A través de una vecina se enteraron de esta iniciativa que hace posible que niños con patologías curables puedan ser tratados, y vean por tanto su vida alargada, mientras son acogidos por familias españolas. La ubriqueña, residente en Mijas, ha reconocido que durante estos días están viviendo un sinfín de emociones y un aprendizaje continuo de cómo le sorprende a Djenabou el mundo y cómo se adapta con la edad que tiene. 

El secreto de esta rápida adaptación está en las tres hijas que han acogido a Djenabou como una más y le dan todo el cariño que la pequeña también les devuelve. Todo ello pese a la barrera que supone el idioma ya que, tal y como asegura Olga Romero, a día de hoy no saben cuál de los 20 dialectos existentes en Guinea habla una niña de la que confiesan que queda fascinada por las cuestiones más cotidianas como los interruptores de luz o los grifos de agua.