José Manuel Solano ha comenzado 2020 de la mejor de las formas. El joven atacante ubriqueño consiguió el gol de la victoria de su equipo el CD Ibiza, ante un rival directo por el playoff de ascenso, el Platges de Calvià, equipo que queda ahora a 8 puntos de los ibicencos, que son segundos a nueve del líder, el Poblense.

 De esta forma, el extremo serrano se resarcía de un final de 2019 un tanto complicado en el que dejó de ser un habitual en el once inicial de su entrenador. José Manuel Solano ha asegurado que todo ello le sirve para aprender y para seguir trabajando aún más duro si cabe, al tiempo que ha reconocido que el míster lo que busca con estas decisiones es tener a toda la plantilla enchufada.

 Solano, quien suma tres goles en lo que va de temporada, ha hecho balance de sus primeros meses en Ibiza, isla en la que quiere quedarse mucho tiempo. De momento la experiencia no puede ser mejor y está siendo importante en un equipo que más que probablemente disputará esta misma temporada el playoff de ascenso a Segunda B.

 En cuanto a sus compañeros de equipo ha destacado el bloque que conforman todos y la buena sintonía entre ellos, lo que les hace sumar a una plantilla que cuenta con muy buenas individualidades. Sobre el grupo XI de la Tercera División ha reconocido que existe una amplia diferencia entre los 6-7 primeros clasificados y el resto si bien ganar fuera de casa es muy complicado y los partidos se convierten en una auténtica locura.

 José Manuel Solano se ha mostrado contento porque a día de hoy el objetivo del club de acabar entre los cuatro primeros se va materializando si bien no descarta asaltar la primera plaza que ocupa un Poblense que no conoce la derrota a falta de un partido para terminar la primera vuelta.