Sangre y Amor en la Sierra

Los bandoleros capitaneados por “El tempranillo”, que este año ha vuelto a ser encarnado por Juan Carlos Quintana, han devuelto Grazalema a la primera mitad del siglo XIX. Una recreación histórica que suma y sigue. A los añadidos de la organización en cuanto a escenas y guión, se une el aumento progresivo en el número de visitantes. Este año, aun siendo una subida leve, ‘Sangre y Amor en la Sierra’ ha mantenido la senda alcista que se viene registrando desde 2007.

En otro orden de cosas, el alcalde de Grazalema ha anunciado también la nueva denominación del Instituto grazalemeño que este curso se desvincula por primera vez del IES Las Cumbres de Ubrique. A falta de rubricar la denominación con el correspondiente panel identificativo, el Centro, ya se ha bautizado como ‘Instituto Sierra de Grazalema’.

Carlos García también se ha referido a la reciente reunión mantenida con Diputación y el colectivo ‘Ecologistas en Acción’ en la cual, se ha avanzado en la petición cursada por el Consistorio hace meses, consistente en la solicitud de asesoramiento a la Institución provincial para la elaboración de un Inventario de Caminos Rurales.