Desde este domingo, 26 de abril, los niños de hasta 14 años pueden salir a dar paseos y a jugar en la calle una vez al día, durante una hora y en un entorno de un kilómetro como máximo alrededor de su domicilio. El horario permitido es de 9:00 a 21:00 horas e irán siempre acompañados por un adulto responsable que conviva con ellos. Este, a su vez, puede salir hasta con tres niños debiendo estar en todo momento a una distancia a la que pueda controlarlos.

 El Gobierno explica que deben respetar siempre las medidas de distanciamiento social quedando permitido correr, jugar con sus propios juguetes y hacer ejercicio pero no hacer uso de parques ni de juegos infantiles comunes. En el entorno rural se puede salir a pasear por el campo o el bosque.

 El psicólogo José Antonio Galiani considera clave una comunicación fluida, asertiva y positiva entre padres e hijos para entender la nueva situación.

El director del Centro Psicosanitario Galiani considera clave salir sin expectativas demasiado altas porque la realidad, una vez en la calle, puede llevar a la frustración a los pequeños, que tendrán que asumir unas condiciones que no son las deseadas ni las que han disfrutado anteriormente. Las pautas marcadas por los adultos deben ser pocas, claras, sencillas y directas.

José Antonio Galiani ha señalado que los niños no incumplirán las normas por placer sino por rutina y por costumbre. Por ello es conveniente corregir la conducta y no referirnos a la personalidad del pequeño.

Por último, ha rechazado rotundamente la educación basada en el miedo y opta por la vía de la preocupación. José Antonio Galiani asegura que los padres no deben convertirse en policías de sus hijos.