La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha lanzado tres convocatorias de subvenciones para la rehabilitación de viviendas y edificios que contarán con una inversión pública de 30 millones de euros, si bien la inversión global generada será de 71,8 millones de euros. Estas ayudas cubrirán las necesidades de los hogares de 6.900 familias andaluzas, esto es, de unas 20.000 personas. Los propietarios y comunidades de vecinos tienen de plazo para solicitar estas ayudas, que forman parte del nuevo plan de vivienda Plan Vive en Andalucía 2020-2030, hasta el dos de marzo inclusive y las mismas se pueden tramitar a través del Ayuntamiento. 

 Así lo ha explicado María José Aguilar, técnico jurídico de Prouvisa, quien ha señalado que es importante solicitar cita previa a través del teléfono para una mejor atención. 

 La primera de estas líneas va dirigida a la rehabilitación de viviendas, ya sean unifamiliares, aisladas, agrupadas en filas o ubicadas en edificios de tipología residencial colectiva. Está destinada a financiar la ejecución de obras para la conservación, mejora de la seguridad de utilización y de la accesibilidad, así como la eficiencia energética. Las personas beneficiarias pueden ser las propietarias o arrendatarias que acuerden costear las obras a cambio del pago de las rentas y el importe de subvención medio es del 40% aunque puede llegarse al 75% en caso de unidades de convivencia con ingresos inferiores a 3 veces el IPREM. 

Igualmente, la Junta ha sacado una línea similar para la rehabilitación, en este caso, de edificios. En ambos casos se precisa disponer de un informe técnico que acredite los requisitos. Dicho documento debe ser costeado por adelantado por los solicitantes si bien, en caso de aprobación de la subvención, el importe del mismo se incluiría dentro de esta. 

Por último, existe una tercera convocatoria destinada a la adecuación funcional básica de viviendas, dirigida a personas mayores de 65 años, personas con discapacidad y movilidad reducida o grandes dependientes que necesitan adaptar su vivienda habitual a sus necesidades especiales. Entre los requisitos, deben tener reconocido un grado del 40% de discapacidad asociado a la movilidad reducida y la cuantía de la subvención asciende en este caso al 70% del coste total del presupuesto protegible, con un máximo de 2.000 euros incrementable por los gastos de asistencia técnica en 600 euros.