Puerto Serrano es uno de los pocos municipios de la Sierra de Cádiz que se mantiene todavía sin ningún positivo confirmado por COVID-19. Una localidad que cuenta además con el hándicap de la necesidad de desplazamientos por parte de un gran número de vecinos, que tienen que trabajar fuera de Puerto Serrano. El azar y la responsabilidad de todos los ciudadanos también ha aportado a que a día de hoy, y pese a que la Junta no aporta datos por localidades, no se tenga conocimiento de ningún caso de coronavirus.

 En cuanto a las medidas preventivas adoptadas por el equipo de gobierno destaca un control de acceso al casco urbano en el que se desinfectan a todos los vehículos que están autorizados para entrar.

Daniel Pérez ha valorado fundamentalmente la solidaridad de instituciones, sociedades, empresas y colectivos que se han volcado a la hora de donar tanto material de protección como alimentos de primera necesidad que están siendo repartidos entre los más vulnerables.

 El alcalde polichero ha señalado que el Ayuntamiento, en respuesta a este aluvión de solidaridad, ha adquirido impresoras 3D que ha donado al grupo de voluntarios ‘Coronavirus maker’ para que fabriquen pantallas de protección facial.

Por último, Daniel Pérez ha abordado la denuncia, este fin de semana, de una persona que regentaba una peluquería clandestina así como la de cuatro clientes que se encontraban en el momento en que la Guardia Civil se personaba en un garaje particular, de reducido espacio, que funcionaba careciendo de cualquier autorización administrativa para ejercer. Un comportamiento de individuos puntuales que no tienen nada que ver con el civismo presentado por la inmensa mayoría de los vecinos.