El Centro de Psicología y Logopedia de Arcos (PSILOG) nos acercó hoy a la complicada situación a la que se enfrentan muchos pequeños a la hora de tener que vivir con uno de sus progenitores y tener que seguir un régimen de visitas con el otro, bien sea alcanzado de mutuo acuerdo pos los padres o impuesto por alguien extreno.

En algunos casos, estos pequeños se niegan a seguir ese parón de visitas, algo que desafortudamente es usado por algunas personas para usar a los hijos como “armas arrojadizas” contra su ex pareja.