El pueblo de Alcalá del Valle espera el resultado de las 72 pruebas de coronavirus realizada a los usuarios y trabajadores de su residencia de ancianos para decidir si toma medidas drásticas que pueden pasar por el aislamiento de toda la localidad. Así lo ha señalado su alcalde Rafael Aguilera, quien asegura que no les ha temblado el pulso ni les temblará a la hora de extremar todas las precauciones y tomar cuantas decisiones requieran la situación.

De momento, los dos trabajadores que dieron positivo este pasado jueves se recuperan de la sintomatología leve que presentaban y se encuentran en casa en cuarentena con un seguimiento médico activo.

En cuanto al origen de este foco de COVID-19, Rafael Aguilera pide que no se especule con ello ya que puede proceder de cualquier vecino por lo que lo importante es seguir las indicaciones establecidas de seguridad. El alcalde de Alcalá del Valle cree que pensar en eso ni aporta ni ayuda para nada en este caso puesto que son muchos los que entran y salen de la localidad y tienen contacto con personas de diferentes puntos de la geografía nacional.