El proyecto de cardioprotección en la Sierra de Cádiz que representa el ubriqueño, Ángel David Bohórquez, sigue expandiéndose y mostrando su eficacia en nuestra comarca. El IES Los Remedios, la Policía Local y la Pescadería González en Ubrique o el Pabellón Municipal de Grazalema, ya cuentan con desfibriladores para evitar la muerte de aquellas personas que por diferentes motivos entren en parada cardiorespiratoria. Unos desfibriladores que necesitan ser usados por personas que hayan recibido la formación adecuada al respecto. Según Ángel David Bohórquez, cualquiera puede acceder a estos curso de formación, incluso sin tener conocimientos médicos previos.

Un proceso formativo que se ha iniciado en diferentes Centros Educativos de Ubrique con el fin de empezar a familiarizar a los más pequeños con RCP y la existencia de estos aparatos de cara a que en el futuro, casi cualquier persona sea capaz de salvar una vida.

En la Sierra de Cádiz, más concretamente en Arcos, se encuentra la primera venta en la provincia que contará con uno de estos desfibriladores.

 

La coordinadora asistencial de la Residencia de Mayores ‘Lago de Arcos’, Carmen López ha compartido con los oyentes de la SER los momentos vividos cuando una de las residentes entró en parada, sin padecer enfermedad coronaria. Gracias a la existencia de uno de estos desfibriladores y a la rápida y eficiente actuación del personal del Centro, la señora pudo salvar su vida y se recupera favorablemente.

Carmen López recomienda a los diferentes centros de mayores de la comarca, la inversión en convertir las instalaciones en ‘Zona Cardioprotegida’.