Debido a la gran aceptación, la Fundación López Mariscal ha decidido ampliar las prestaciones y los servicios dentro de su programa ‘Calidad de vida’. Una iniciativa por la cual proporcionan camas y sillas de ruedas con y sin motor a personas con movilidad reducida y en la que a partir de ahora incorporan las denominadas ‘grúas’ a aquellos que por circunstancias personales precisen de ellas y no puedan adquirirla a través de la Sanidad pública. 

Esther Carrasco, colaboradora del colectivo y portavoz del mismo, ha resaltado la satisfacción resultante tanto en los integrantes de la fundación como en los beneficiarios del programa desde que arrancó, lo cual ha motivado también este esfuerzo por aumentar el servicio que se ofrece. 

 En otro orden de cosas, Esther Carrasco ha destacado la seguridad y la ilusión como ejes de la reanudación del Programa Advance, que ha comenzado este mes de septiembre bajo todas las medidas de seguridad e higiene tales como el uso de mascarillas, gel hidroalcohólico y la medición de temperatura. Además de la entrada y salida escalonada se exige a los estudiantes que lleven de casa todo el material escolar. 

En estos primeros días se ha procedido a las pruebas de evaluación inicial, realización de juegos y actividades de presentación para ir conociendo a los compañeros de clase. El programa Advance cuenta con docentes de Primaria, Inglés y profesionales del ámbito psicopedagógico y pedagógico que cubren las necesidades educativas del alumnado, refuerzan las áreas instrumentales del curriculum escolar y contribuyen a la socialización y al crecimiento personal del niño o niña.