El área de Desarrollo, Innovación y Cooperación Local de Diputación, que coordina Encarnación Niño, ha adjudicado a la empresa Manuel Alba SA las obras que permitirán construir una nueva red de desagüe y así acabar con los problemas de encharcamiento de aguas que se reproducen en el área de La Fuente, en Algar. El importe de la intervención se cifra en 94.257 euros y se financia con cargo al Plan Provincial de Obras y Servicios. A la licitación de estos trabajos han concurrido propuestas de 13 empresas.

Los problemas en La Fuente vienen de lejos. Encarnación Niño asumió su resolución desde el inicio del vigente mandato corporativo, con frecuentes encuentros con la alcaldesa de Algar, María José Villagrán. El proyecto licitado por Diputación conlleva una rigurosa planificación con determinaciones procedentes de una exhaustiva cartografía y topografía, así como conclusiones de estudios geotécnicos, hidrológicos e hidráulicos, entre otras previsiones.

La solución técnica contempla dos fases: una inicial en la que se abrirá un canal a cielo abierto para conducir las aguas de la fuente hasta un cauce cercano; y una segunda etapa que comportará la modificación integral de la red de saneamiento.

En este enclave, sito a la entrada de la población, se produce la siguiente anomalía: en un pozo contiguo convergen las aguas naturales de la fuente, las escorrentías pluviales así como alivios procedentes de la estación de bombeo de aguas residuales. Este punto se sitúa en una zona deprimida en relación a la carretera CA-6104 (con un desnivel de unos cinco metros respecto a la rasante), por lo que en épocas de lluvias la amenaza de encharcamiento se convierte en certeza si los sistemas de drenaje dejan de funcionar. Y eso es, precisamente, lo que ha pasado: un colector de hormigón trazado bajo rellenos derivaba las aguas hasta el cauce natural que se encuentra en las proximidades; pero dicha tubería ha colapsado, probablemente por la propia presión de los materiales de relleno. Provisionalmente se instaló una estación de bombeo provisional, si bien no es capaz de despejar el agua acumulada en época de lluvias.

La intervención de Diputación, en coordinación con el Ayuntamiento algareño, cumple con las determinaciones normativas en relación al dominio público hidráulico y establece mejoras adicionales: las aguas serán evacuadas por gravedad a través de un canal a cielo abierto; se eliminará el pozo donde converge la red de pluviales y de saneamiento; y los líquidos excedentes de la estación de bombeo se desvincularán de la red de pluviales procedente de la carretera, gracias a una nueva cámara de hormigón donde se instalará un sistema de desbaste.

Las aguas de la fuente serán conducidas al cauce natural a través de un canal de sección trapezoidal, con cinco escalones al inicio y diez al final, con una pendiente uniforme del 1%. La canalización estará revestida de escollera en el tramo inferior, con piedras cuyas juntas serán selladas con hormigón para evitar la erosión. Junto a uno de los márgenes del canal se habilitará un camino peatonal.