José Manuel Solano y su CD Ibiza Islas Pitiusas disputarán el playoff exprés de ascenso a Segunda B. Lo harán, según el formato anunciado por la RFEF, bajo una modalidad de semifinal y final en la que se enfrentan los equipos de los mismos grupos para evitar desplazamientos largos que puedan ayudar a la propagación del virus.

 De esta forma, el equipo ibicenco, que ha finalizado segundo la fase regular, se medirá en la semifinal al Mallorca B (tercero) y el ganador accedería a la final contra el vencedor del Poblense-Felanitx. El atacante ubriqueño sostiene que es una buena fórmula para acabar con el enredo y le gusta el hecho de enfrentarse a equipos a los que conocen bien.

Tanto semifinal como final se jugará, presumiblemente a finales de julio, en una sede neutral y a puerta cerrada. Los partidos serán a noventa minutos, sin prórroga ni penaltis, resultando ganador el mejor posicionado en la liga.

 De cara a la semifinal, Solano advierte de la peligrosidad de un equipo como el Mallorca B que cuenta con jugadores muy talentosos y que, a partido único, se vuelven doblemente peligrosos. Es ahí donde el Ibiza Islas Pitiusas debe hacer valer su experiencia, su solvencia defensiva, y el desequilibrio que pueden aportar jugadores como Solano, que afronta esta experiencia con la moral por las nubes y convencido de que puede ayudar a su equipo cambiando la dinámica de un choque con cualquier ‘chispazo’.

El joven jugador ubriqueño admite que esta primera experiencia en un playoff a Segunda B no es como la hubiese imaginado ni como la deseara pero que asegura que las circunstancias no mermarán la ilusión y las ganas.