Los alumnos de la Sierra, al igual que el resto de Andalucía, ya conocen cómo será el nuevo modelo de examen de Selectividad para este 2020 que tendrá lugar los días 7, 8 y 9 de julio.

Una prueba que ha sido modificada tras la crisis del coronavirus que obligó a suspender las clases en toda España.

 La principal novedad es que los alumnos no escogerán entre la opción A y la opción B sino que tendrán un solo examen en el que podrán elegir entre varias preguntas. Un modelo más flexible, que permite más opciones a los estudiantes ya que mientras antes tenían que decantarse entre una u otra posibilidad, ahora pueden contestar entre más alternativas.

 Antonio Macías, director del IES Las Cumbres, cree que este modelo de examen está diseñado para que un buen estudiante pueda sacar un 10 pese a no haber asistido a clase desde Semana Santa. “Si un alumno era mediocre hasta la segunda evaluación, también lo será en esta prueba”, añade.

Lo que aún no queda claro, y se está esperando para decidir en función de la evolución de la pandemia, es si se podrá desarrollar por completo en el Pabellón del IES Los Remedios o se buscarán otras alternativas. Antonio Macías considera que está garantizado que, de una manera u otra, los alumnos ubriqueños se vayan a examinar dentro de la localidad ya que la situación lo que requiere es evitar precisamente los desplazamientos. Antonio Macías considera clave además de la formación académica, la formación psicológica que los alumnos tengan de cara a enfrentarse a esta prueba.

En cuanto al resto de instrucciones dadas por la Consejería de Educación de la Junta a los centros y al personal docente destaca que se distinguirán, en todos los niveles de Secundaria y Bachillerato, dos tipos de alumnos. Por un lado aquellos que suspendieron en uno o los dos primeros trimestres, para los que se llevarán a cabo actividades de refuerzo y/o recuperación; y aquellos que llevan todas las materias al día que seguirán con ejercicios de continuidad.

Antonio Macías no ve descabellado ni mucho menos la posibilidad de que se reanude el curso en septiembre con la mitad de los alumnos asistiendo a clase un día, y la otra mitad al siguiente, repartiéndose en días alternos. Eso sí, todo ello, al igual que la formación no presencial de este curso afectará a la ‘velocidad’ con la que imparten el temario.