Ecologistas en Acción ha recibido de EUROPARC-España y la Fundación Fernando González Bernáldez una distinción con una mención de honor al proyecto ‘Intercambio de saberes en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema’El proyecto presentado por Ecologistas en Acción ha sido uno de los dos proyectos mejor valorados en la categoría general de no miembros de EUROPARC-España.

Este proyecto se desarrolló, con notable éxito, en el Parque Natural Sierra de Grazalema en la primavera de 2019. Su objetivo ha sido intercambiar conocimientos, vivencias y percepciones sobre este espacio natural de personas procedentes de distintos ámbitos geográficos, profesiones y del activismo social, e implicar a la población de los municipios de este parque natural en la divulgación de sus valores naturales, históricos y etnológicos. En el proyecto han participado 130 personas de todas las edades, profesiones y aficiones. A destacar el que hayan participado vecinos y vecinas de todos los pueblos del parque natural, junto con personas provenientes de otros municipios de la provincia, lo que ha enriquecido este intercambio de saberes.

 Se desarrollaron cuatro jornadas de actividades, consistentes en rutas en las que se analizaron diversos aspectos de la vida y la historia del parque natural, como la ganadería extensiva, el hábitat tradicional, la biodiversidad, la producción de quesos y chacinas, la evolución histórica… Con este proyecto, Ecologistas en Acción ha pretendido dar protagonismo a la población local en la divulgación del parque natural; vecinos y vecinas han colaborado como “guías intérpretes” con su peculiar visión, al haber vivido el antes y el después de la declaración del parque natural. Especialmente emotiva fue la participación de personas de avanzada edad que vivieron en su infancia y juventud en casas y chozas de las que hoy sólo se conservan sus ruinas, y que la mayoría de los turistas suelen creer que pertenecen a épocas pretéritas.

 A la ruta del Pinsapar asistieron algunos de los antiguos habitantes de este bosque que hoy creemos falsamente que siempre se mantuvo virgen y sin actividad humana. Hasta 20 familias vivieron en El Pinsapar hasta la década de los 70 del siglo pasado, dedicadas a la ganadería, el carboneo o la fabricación de cal; algunos de sus miembros todavía viven y pudieron contarnos su fascinante y dura historia vital.

 Este proyecto ha servido para valorar aún más el patrimonio que tenemos en nuestra Sierra, enriqueciéndonos de los Saberes de las personas que hasta hace pocas décadas vivieron de forma muy distinta y con una percepción diferente en las sierras y bosques que hoy valoramos por su valor ecológico en nuestros parques naturales.

 El proyecto ha sido subvencionado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.