Francisco Panadero ha cerrado su periplo en el Sevilla Atlético, equipo en el que ha militado durante la última temporada. Un año atípico, en una entidad a la que llegaba en primera instancia para el segundo filial pero en el que se ganó en cuestión de semanas un sitio a las órdenes de Francisco Gallardo.

 El delantero ubriqueño no ha tenido la suerte necesaria en este tipo de experiencias ya que se lesionó una vez se convirtió en un habitual en el esquema del Sevilla Atlético convirtiendo 3 goles prácticamente de manera consecutiva. Además, el parón por el coronavirus le llegó justo cuando estaba recuperando su mejor nivel.

‘Pana’ quiere aprovechar el crecimiento futbolístico y personal que le ha aportado su paso por una institución como la del Sevilla FC en la que ha aprendido también valores de directivos como Monchi o jugadores de la primera plantilla con la que ha compartido varios entrenamientos.

 En cuanto al futuro, el ariete no tiene prisa en un contexto en el que aún se están decidiendo los ascensos a Segunda B y Segunda División. En este sentido, reconoce que cuenta ofertas de clubes de la categoría de bronce del fútbol español y alguna otra aventura diferente que tampoco descarta. Panadero quiere estar en un sitio donde se premie su trabajo y no esté de paso.

A sus 22 años le queda mucho futuro y es por ello por lo que no piensa abandonar sus mejores avales, que es el que le ha llevado ahí: trabajo y humildad.