Los vendedores de la ONCE de toda España, y por tanto también los de la Sierra, han vuelto este lunes, 15 de junio a las calles y a sus correspondientes puestos a repartir ilusión. Lo hacen tras un camino largo y tedioso y con ganas de reconocer el esfuerzo de la ciudadanía y, sobre todo, de aquellos que han batallado en primera línea. Por ello, la ONCE ha emitido una tirada de 46,5 millones de cupones, uno por cada ciudadano, bajo el lema ‘La ilusión puede con todo’.

José Ángel Pérez, director de la ONCE de Ubrique, ha subrayado la “devoción” que sienten estos “centinelas de la ilusión” por todo lo que hacen, y ha destacado la solidaridad de los 60 vendedores que, aproximadamente, hay en la comarca. Todos ellos, pese a estar en ERTE, decidieron hacer una aportación económica para la compra de alimentos de primera necesidad que fueron entregados a las familias más vulnerables de la Sierra de Cádiz.

Durante todo este tiempo, y pese a no poder estar en la calle, la ONCE ha seguido con la atención que prestan a las personas ciegas o con deficiencia visual grave. Para ello han fomentado aún más el equipo de atención básica a sus afiliados, reforzando aquella dirigida a los más vulnerables. También los niños, que gracias al apoyo y respaldo de los profesores del colectivo logran unos datos de absentismo escolar mucho más bajo de la media.

También con su red de voluntarios, a la que José Ángel Pérez anima a todo aquel que quiera formar parte a que se inscriba. Todos ellos logran formar una familia a la que se les inculca estos valores.