Este jueves llega a la comarca de la Sierra de Cádiz, al igual que al resto de Andalucía y del territorio peninsular, la denominada como primera ola de calor de este verano. Las temperaturas tenderán a subir y se mantendrán con valores máximos por encima de los 40 grados en las horas centrales del día. 

 Desde el Observatorio de Salud Especialistas ¡Ya!, han explicado que esta ola de calor se traduce en un aumento de la mortalidad debido a las altas temperaturas. Una cuestión que puede ser preocupante si no se conocen los factores que inciden, especialmente en los grupos de riesgo en los que aumenta dicha mortalidad, es decir, los mayores de 65 años y menores de 5, especialmente bebés, y aquellos que padecen enfermedades crónicas. En todos ellos se antoja fundamental observar y detectar con prontitud los síntomas de una insolación o golpe de calor. 

Rodríguez Carrión ha subrayado la importancia de tomar “medidas urgentes” ya que “el margen es muy escaso” de cara a que pueda haber daños cerebrales e incluso suponer la muerte. Por ello es primordial recostar al usuario a la sombra, abanicarlo y refrescarlo mojándole la ropa. Además, no se debe dar de beber si está inconsciente o aturdido ya que puede ahogarse. 

Como recomendaciones, Rodríguez Carrión ha realtado el no exponerse al calor excesivo, evitar las horas centrales del día, proteger la cabeza con gorras o sombreros y la piel con cremas solares. También resulta indispensable tomar mucho líquido, especialmente agua y otras con sal como el salmorejo o el gazpacho. 

 En estos días, también podemos padecer fatiga por calor, distinto a la insolación. Esta se detecta debido al excesivo sudor, problemas de sueño o calambres en piernas y brazos. 

Por último, Rodríguez Carrión alerta de que las bebidas con alcohol o el café son diuréticas y nos hacen eliminar más líquido del que consumimos por lo que estamos perdiendo hidratación sin darnos cuenta.