La Sierra de Cádiz aguarda con expectación la más que presumible llegada de la primera nevada del año.

Un acontecimiento que se adelanta unas semanas ya que en los últimos años solía llegar a final de enero o principios de febrero pero que en esta ocasión se presenta de manera prematura ‘gracias’ a Filomena. 

 Los modelos han cambiado en las últimas horas y auguran la caída de nieve a partir de los 500 metros desde última hora del sábado, pudiéndose prolongar hasta la mañana del lunes. El meteorólogo, José Manuel Jiménez, nos hablaba de ello y del manto blanco en el que se puede convertir, no solo Grazalema sino algún que otro municipio situado en esas cotas de altitud. 

Las previsiones dicen que es muy improbable que no nieve y, si no cambian hasta entonces, podríamos hablar de acumulaciones de nieve en Grazalema y su entorno de hasta 15 centímetros. 

De momento, y mientras llega a la Sierra de Cádiz Filomena, una borrasca de dimensiones más pequeñas está dejando una importante cantidad de precipitaciones que no cesarán, en principio, hasta el sábado. Las temperaturas, seguirán siendo muy frías.  

Las autoridades piden que se extremen las precauciones a la hora de circular por estas carreteras y que se tengan en consideración el estricto cumplimiento de todas las medidas de distanciamiento social con el fin de evitar aglomeraciones, fundamentalmente el domingo, día en que podría producirse una mayor afluencia de turistas.