Filomena se dejaba notar en la Sierra de Cádiz este fin de semana con una nevada que fue visible en localidades como Grazalema, Villaluenga o el Gastor. Los primeros copos del año se adelantaron casi tres semanas con lo que suele ser habitual en la última década y el temporal suponía también un desafío para las FFCCS, así como para los visitantes y los propios grazalemeños, dada la situación de pandemia que vivimos y los problemas que pueden conllevar las aglomeraciones. 

 Sin embargo, todo se ha desarrollado sin incidencias de consideración más allá del corte de las carreteras de Benamahoma a Grazalema, así como la que une este último municipio con Zahara de la Sierra a través del Puerto de las Palomas. 

El dispositivo planteado por Subdelegación y el propio Ayuntamiento de Grazalema funcionó a la perfección desde los mensajes de prudencia y el llamamiento a la cautela hasta la concienciación de los propios vecinos de Grazalema y los visitantes que, si bien acudieron a contemplar la hermosa estampa que dejaba la nieve en la comarca, en ningún caso se dieron situaciones que pudieran poner en peligro la salud de todos. 

El alcalde de Grazalema, Carlos García, se congratulaba por la buena imagen que había dado un municipio turístico como el suyo y felicitaba a sus vecinos y especialmente a aquellos que viven del turismo bien con alojamientos o con establecimientos de hostelería. Todos ellos ansiaban un fin de semana de control y experimentaron uno de los mejores fines de semana desde el pasado mes de marzo.