Antonio Rodríguez Carrión

El Consejo Andaluz de Colegios de Médicos ha firmado un convenio de colaboración con el SAS para que los médicos jubilados voluntarios puedan realizar tareas de rastreo y seguimiento de los pacientes de COVID-19. 

 Uno de los que se incorporará a estas labores será el ubriqueño Antonio Rodríguez Carrión, quien ha lamentado que se haya llegado a esta situación debido al derroche de recursos y a una mala gestión de la organización tanto de personal humano como de materiales y equipamiento, y a no contar de primera mano con alternativas de este tipo que ayuden a descongestionar tanto la atención primaria como la presión hospitalaria. 

Dos cuestiones que, unido al aumento de contagios, han llevado a la comarca de la Sierra de Cádiz al nivel 4 de alerta sanitaria y a su consecuente cierre perimetral. Antonio Rodríguez Carrión sigue echando en falta más información al respecto de la situación en la que nos encontramos y considera de interés general para la ciudadanía conocer el nivel de saturación del Hospital de Villamartín y la disponibilidad de espacios habilitados para pacientes graves de coronavirus. 

Con esta nueva labor de rastreo, médicos como el doctor Carrión colaborarán para acabar con esos casos de contagio que no se rastrean, no se realiza el seguimiento adecuado y, por tanto, suponen un peligro para la sanidad pública puesto que el desconocimiento de las pautas a seguir pone en riesgo de contagio a terceros. En la sintonía de Radio Comarca ha echado en falta también medidas y asesoramiento social para casos positivos y sus contactos estrechos que deben quedarse en casa y no tienen quien les proporcione la comida o les supla en sus tareas, así como aquellos que no tienen recursos económicos.