El Gobierno ha aceptado la propuesta del sector de la Piel de Ubrique que, a través del Centro Tecnológico MOVEX y del Ayuntamiento de Ubrique, se ponía a disposición de los Ministerios de Sanidad, Consumo e Industria para la elaboración de mascarillas y batas que pudieran utilizar el personal sanitario.

 Desde el Ejecutivo han enviado las instrucciones y los protocolos que deben seguir la elaboración de este material, que debe pasar un proceso de esterilización para su correcto uso.

 Javier Gallego, gerente de Movex, ha señalado que están tratando que parte de estas mascarillas y batas se quede en Ubrique para su uso por parte del personal del Centro de Salud así como de la Residencia de Ancianos. El resto, la gran mayoría, será enviado al Hospital de Jerez para que desde allí se distribuya al resto de centros.

Pese a que en un momento se calculó que pudieran fabricar hasta 20.000 mascarillas diarias, de momento la falta de material les está impidiendo trabajar al ritmo que quisieran. Javier Gallego explicaba que falta elástico y polipropileno, materiales que son necesarios pese a que están recibiendo donaciones de algunas empresas y colectivos ubriqueños.

Además de los voluntarios que están trabajando en la propia sede de Movex se han unido numerosas empresas marroquineras que prestan sus instalaciones y donde se reúnen también grupos de voluntarios unidos para la causa.