El Maratón Alpino de Jarapalos se ha convertido desde hace años en una carrera ineludible para muchos corredores, más aún para aquellos que buscan ‘calidad’ antes que ‘cantidad’ en lo que a las pruebas se refiere.

Es por ello por lo que hasta seis ubriqueños se desplazaban este fin de semana hasta Alhaurín de la Torre para enfrentarse a los 43 kilómetros de la prueba reina de Jarapalos. Unos 650 corredores cruzaron la meta imponiéndose Juan Jesús Bravo Luna en categoría masculina con un tiempo de 3 horas y 49 minutos, y Gemma Alcázar en categoría femenina con una marca de 4 horas y 20 minutos, siendo además la novena de la clasificación general.

En cuanto a los ubriqueños, Francisco Pazo fue el mejor con un tiempo de 4:40 que le sirvió para ser 22º de la general y 11º de la categoría Veterano masculino. Jesús Casillas entró el 51º de la general y 21º veterano con 4:58, Ángel David Gómez finalizó el 158º de la general y 77º veterano con 5:36, ‘Juancho’ Domínguez completó la prueba en el puesto 320 de la general y 117º Senior masculino con 6:25, Juan Luís Ordóñez fue 335º de la general y 169º veterano con 6:27 mientras que Evaristo Moreno Atienza finalizó el 642º de la general y el 324º veterano con 8:45.

De lo duro y bonito de la prueba hemos hablado con Jesús Casillas, quien reconoce que esta fue la primera carrera “que me puso en su sitio” allá por el año 2006. Desde entonces no se la ha perdido ningún año y siempre bajando el crono hasta el pasado año, cuando logró quedarse por debajo de las 5 horas.

El ubriqueño ha resaltado la dimensión de una carrera que, entre las tres modalidades que ofrece, reúne a más de 1.500 corredores.