Este fin de semana comienza la Liga de Patos de Cádiz, una competición de pesca en la que cada participante va subido a una embarcación compuesta por un flotador y una silla, simulando la mitad de una lancha, que se propulsa con los propios pies de los pescadores. Estos llevan unas aletas de submarinistas que les ayuda a desplazarse cual si fueran patos, aunque siempre marcha atrás.

El ubriqueño Jesús Fernández, organizador de la liga y presidente de la misma, ha visitado los estudios Antonio Pérez Domínguez para repasar en SER Deportivos las novedades con las que cuenta esta liga que da un paso más con respecto a años anteriores. Todos ellos son fruto del crecimiento que han experimentado y es que de los 26 pescadores que compitieron en 2018 se ha pasado a rondar los 40 en esta ocasión.

El crecimiento también se ha notado en los patrocinadores, que apuestan por una disciplina en la que todos miran por el bien común del deporte y donde todos salen reforzados. “Algo estaremos haciendo bien”, señala Jesús Fernández acerca de la evolución de los últimos años.

En este 2019, la liga se compone de 8 sociales, uno menos que el año pasado, para dar más tiempo a la organización y hacer las cosas de manera más pausada. En cada uno de ellos, los pescadores tienen en torno a 5 horas para pescar black bass y presentar las 5 piezas de mayores dimensiones. Los ubriqueños serán protagonista con una alta y destacada participación, y es que ya el año pasado, varios de ellos ocuparon las primeras plazas de la clasificación, resultando Carlos Hayo vencedor final.

Igualmente, Jesús Fernández nos ha adelantado la intención de unos pescadores de Madrid de intentar organizar para este año una especie de Campeonato de España donde los ubriqueños participarían como equipo.