Leandro Izquierdo ha sido el único ubriqueño que, lejos de nuestra comarca, ha podido ‘celebrar’ un ascenso de categoría. La situación del país no ha permitido festejar más de lo que dictan las normas sanitarias un cambio de categoría finiquitado en los despachos pero ganado con justicia sobre el terreno de juego. 

 El Racing de Paterna, equipo en el que recalaba tras tres temporadas en Benicalap, llegó al parón de las competiciones como segundo clasificado de la Segunda Valenciana donde, a diferencia que en Andalucía, la federación autonómica optó por no disputar playoff de ascenso. 

De su nuevo club, Leandro Izquierdo ha destacado la seriedad y lo ilusionante de un proyecto que arrancaba de cero, en una nueva categoría, con un nuevo cuerpo técnico y con nuevos jugadores. 

En el plano personal, ha gozado de la confianza del míster disputando en torno al 80% de los minutos durante la temporada, bien como central, mediocentro e incluso lateral derecho. Leandro ha consumado su tercer ascenso (tras los conseguidos con el Ubrique y Benicalap) justo en su temporada más goleadora, donde ha conseguido un total de 5 dianas. 

 En cuanto a la temporada en sí, el Racing de Paterna lograba una racha de 10 victorias consecutivas, lo que ha supuesto un récord en la categoría. Ello se ha debido, fundamentalmente, al núcleo de un grupo que supera los 27 años y que cuenta con una madurez y experiencia clave en este tipo de ligas. Un equipo ‘camaleónico’, que ha sabido adaptarse y jugarle a cada rival que tenía enfrente. 

Sobre el fútbol valenciano, Leandro Izquierdo ha recordado las importantes inversiones económicas que realizan los clubes vinculados a equipos de Primera División como Villarreal, Valencia o Levante, lo que endurece, pero también embellece estas categorías con una alta calidad de juego. 

 Por último, y en lo que al futuro se refiere, el jugador ubriqueño ha resaltado la solidez del proyecto de su club, que se ha marcado el ambicioso reto de conseguir tres ascensos en tres temporadas.