Carlos Javier García

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, y el presidente de la mancomunidad de la Sierra de Cádiz y alcalde de Grazalema, Carlos Javier García, en representación de los 19 municipios que la integran, han firmado un convenio que permitirá desarrollar un proyecto de economía circular pionero en nuestro país, pues supone un cambio de modelo en el tratamiento de residuos. Esta acción “se enmarca en la Revolución Verde que impulsa el Gobierno andaluz a través del fomento de la economía circular y el reciclaje de residuos”, según ha expuesto la consejera.

 Para esta actuación, la consejería aportará 8,7 millones de euros, mientras que la mancomunidad pone a disposición de la Junta los espacios necesarios para ejecutar las obras, incluida una parcela en la que se construirá una gran planta de compostaje.

En total, 120.000 gaditanos se beneficiarán de este proyecto que precisará del orden de 16.800 jornales aproximadamente para la ejecución del mismo y permitirá la creación de 101 empleos verdes, a lo que habrá que unir los beneficios que tendrá para la economía de la zona mediante la implantación de nuevas empresas de gestión y aprovechamiento de residuos en la Sierra, una zona de un alto valor ecológico que requiere de una gestión eficiente.

En la actualidad ya ha salido a licitación la primera campaña de compostaje doméstico y de cinco sistemas de compostaje dinámico automáticos. Mientras, en Zahara de la Sierra ya se ha llevado a cabo una experiencia piloto durante el mes de enero que ha permitido recoger casi diez veces más papel y cartón respecto de lo que se venía reciclando. Por su parte, la recogida de envases se multiplicó por cinco y la de vidrio se duplicó. Ahora se implantará en el resto de municipios de manera progresiva. En los próximos meses, se hará en los pueblos más pequeños si bien el proceso de implantación total durará tres años.