El coronavirus se ha presentado en un 2020 como un rival más que importante para todos los clubes de la comarca de la Sierra de Cádiz.

Estas complicaciones derivadas de la pandemia a la hora de entrenar y de competir se agrava más en el caso del Juzzt Sierra de Cádiz, que abarca jugadores de más de 12 municipios de la comarca que se tienen que desplazar para poder entrenar. 

 Un hándicap que ha condicionado toda la pretemporada y el inicio de las diferentes categorías en el caso del Senior Femenino, que acumula dos partidos oficiales ya jugados (una victoria y una derrota) o los conjuntos Infantil A y Cadete A, que deben comenzar esta semana sus competiciones en Primera Andaluza. 

 Miguel Ángel Rondán ha destacado esta peculiaridad en unas categorías que abarcan equipos de diferentes provincias y ha puesto como ejemplo su fin de semana particular donde el cadete se desplaza a Huelva y el infantil recibe al Betis. Ambos equipos afrontan el inicio de la competición con apenas 3 entrenamientos, lo que les sitúa en una clara desventaja con respecto al resto de rivales. 

En la sintonía de Radio Comarca ha señalado que el parón prematuro de la pasada temporada y el largo periplo sin partidos es más llevadero para las categorías más pequeñas si bien afecta sobre todo a jugadores mayores cuya proyección se ha visto frenada. 

La situación que vivimos y el consiguiente miedo de los padres a llevar a sus niños a entrenar dificulta la consecución de los objetivos de un club como el Juzzt Sierra de Cádiz si bien, a día de hoy, la ilusión se mantiene intacta ante una temporada en la que renuevan todos estos retos marcados por la puesta en marcha de muchos de estos equipos que volverán a medirse a las principales canteras de Andalucía.