Varios vecinos del Barrio Bajo de Arcos dieron la voz de alarma el pasado fin de semana por encontrar un gran banco de peces en claro riesgo, al no tener casi agua para poder sobrevivir, tras el cierre de las puertas del azud del Algarrobo. Un llamamiento que se expandió a través de las redes sociales concentrando a un gran número de personas que lograron salvar a la mayor parte de los peces que se encontraban atrapados en un charco de agua sin corriente. José Antonio Saborido, portavoz de la Asociación de Voluntarios y líder andalucista en la localidad, ha denunciado la “negligente” manipulación de las compuertas. La asociación ‘Ciudadanos por Arcos’ ha definido el hecho como “atentado ecológico” .

En su condición de líder andalucista en la localidad, José Antonio Saborido, ha lamentado en la SER “la persecución a la que se ha visto sometido por acudir a realizar las labores de ayuda en la zona con una camiseta del partido”. Una circunstancia, que según el integrante de Andalucía x Sí, “era completamente casual y no para buscar un rédito político en su labor de voluntario”.