El Personal Subcontratado PTIS ha denunciado públicamente la situación de desamparo y maltrato laboral que está sufriendo el colectivo desde que se externalizó el servicio de Atención al Alumnado con Necesidades Educativas Especiales en Centros Públicos. Un ambiente que se hace más duro en estos días en los que tienen que hacer frente a los impagos desde el mes de marzo.

 Miguel Ángel Rincón, uno de los más de 50 monitores de la Sierra de Cádiz, reparte culpas de la situación y asegura que las empresas adjudicatarias, la Agencia Pública Andaluza de Educación y la Consejería de Educación se pasan la pelota de unos a otros.

Pese a que el pasado 9 de abril el Consejero de Educación, Javier Imbroda, anunciaba un acuerdo que solventaría este panorama, la solución sigue sin llegar y sindicatos como CNT y CCOO ya han anunciado su intención de denunciar ante la inspección por estos impagos. Miguel Ángel Rincón asegura que, con un sueldo entre los 600 y los 800 euros al mes, es imposible ahorrar y que muchos de sus compañeros están haciendo frente ya a problemas de salud derivados de todo esto.

Por todo ello, el colectivo se está planteando salir a la calle con mascarillas, medidas de distanciamiento y cacerolas para protestar.