Sindicatos de la enseñanza, estudiantes y Federaciones y Asociaciones de padres y madres de alumnado han convocado conjuntamente una huelga general educativa en Andalucía este 18 de septiembre para exigir a la Consejería de Educación que aplique medidas preventivas en los centros educativos contra el coronavirus que evite que éstos se conviertan en un puente de transmisión comunitario. Desde USTEA, su delegado sindical, Fran Lozano, asegura que la Junta de Andalucía exige unas medidas a los centros pero no aporta los medios humanos y materiales necesarios para cumplirlas. 

Los manifestantes han señalado que la falta de planificación y dejación de funciones de la Administración ha dejado a la comunidad educativa a su suerte. Apuntan que “tras numerosas negociaciones, la Consejería tan solo ha puesto sobre la mesa la contratación de un número insuficiente de efectivos, sin contemplar el aumento generalizado de plantillas necesario para garantizar una vuelta segura a los centros educativos”. 

 Además, añaden que “es incomprensible cómo en Andalucía no se pueden reunir grupos mayores de 10 personas, pero se fuerce a aglutinar hasta incluso 34 escolares en un espacio cerrado como es un aula sin la distancia de seguridad y en instalaciones que pueden llegar a acoger a 1.000 estudiantes. Una bajada de ratio que posibilite la formación de grupos más reducidos en las aulas y la contratación de personal sanitario para la figura de enfermería escolar son las principales reivindicaciones que han pedido este viernes. 

Fran Lozano confía en que esta situación haga ver la realidad y propicie un cambio de rumbo en la Educación y la Sanidad públicas. En este sentido se ha mostrado optimista en torno a la resolución de todo ello y espera que sirva también de cara al futuro para que las administraciones aumenten sus inversiones en estaos asuntos.