Las enfermeras del Hospital de Villamartín, gestionado por el Grupo José Manuel Pascual, han denunciado la situación laboral “insostenible” en la que se encuentran con condiciones que llevan tiempo soportando y que cada vez se complican más debido a la atención y el servicio que deben prestar a los pacientes dentro de una pandemia sanitaria. 

 Las propias trabajadoras creen que ya han llegado a un límite en el que la carga de trabajo les afecta muchísimo hasta el punto que están agotadas física y mentalmente. Denuncian que cada día salen compañeros sin que sean suplidos por nuevos empleados. En la sintonía de la Cadena SER han reconocido que se plantean seriamente si merece la pena todo lo que están haciendo con las condiciones que tienen laborales y salariales. 

 Admiten que llevan años acostumbrados a que una única enfermera atienda una planta con 28 pacientes, otra única compañera en el servicio de Urgencias para todas las intervenciones que puedan surgir durante doce horas o una enfermera solamente en quirófano. 

 “Nos sentimos impotentes y nos pasa factura emocionalmente el querer prestar una mejor atención a los pacientes, pero no podemos y no queremos perder la ilusión”, subrayan. 

 De momento han presentado todas estas reivindicaciones a la empresa, cuyo comité debe decidir si las atiende. En caso negativo están dispuestas a movilizarse.