La película ha utilizado enclaves naturales de Andalucía, como Grazalema, Osuna o Antequera para filmar una historia de bandoleros en la época de la invasión Napoleónica

Ambientada en Andalucía, “Los hijos de San Luis” es una recreación ambientada en 1832 en la que cobra protagonismo la trama, los personajes y los paisajes. Grazalema, Osuna o Antequera, acogieron el rodaje de esta historia en la que han participado destacados profesionales tanto delante, como detrás de la cámara.