La Hermandad del Cautivo de Ubrique prepara con toda la ilusión un nuevo Miércoles Santo diferente. Por segundo año consecutivo no podrán llevar a cabo su salida procesional, algo que, de momento, tan sólo ha podido impedir la pandemia. No obstante, repiten algunas de las iniciativas que tan buen resultado le dieron el pasado año. 

 El colectivo volverá a proyectar sobre las piedras del Tajo un mensaje que aún no han querido desvelar, pero con el que quieren seguir alimentando la esperanza ante el panorama actual. Será a partir de las 22:00 horas y, simultáneamente, se procederá al encendido de velas por parte de los ubriqueños que quieran sumarse a su estación de penitencia simbólica. El hastag elegido para sumarse virtualmente es #ElCautivoSíSale. 

La imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo estará expuesto, en acto reverencial, de 9:00 a 13:00 y de 17:00 a 21:00 horas en la Parroquia Nuestra Señora de la O 

 Juan Carlos López, miembro de la Junta de Gobierno y contraguía del Cautivo, ha explicado que, aunque no se disfrutará de manera plena, sí que esta Semana Santa será un poco mejor que la pasada, en la que no pudieron celebrar ningún acto público ni estar cerca de las imágenes. 

 En esta ocasión, durante la jornada del miércoles los hermanos podrán acercarse a los titulares y realizar las ofrendas florales que ellos deseen. Para ello, el colectivo pondrá a la venta tanto flores como las velas que, ya en las horas en las que el Cautivo debiera estar en la calle, los ubriqueños puedan encenderlas en sus balcones o terrazas. 

 Juan Carlos López ha adelantado que el proyecto del paso de Nuestra Señora de la Esperanza es cada vez más inminente si bien la pandemia ha retrasado todos sus planes por las posibilidades de trabajo, así como en cuestiones económicas. Con este acto de culto externo completarían la actividad de la hermandad. 

 Por último, López considera que estos dos años de parón repercutirán positivamente en las ganas y el entusiasmo de los devotos y creyentes.