La suspensión de las salidas procesionales durante esta Semana Santa ha agudizado el ingenio en colectivos cofrades como la Hermandad del Cautivo de Ubrique, que este miércoles debía cumplir con su decimosexta estación de penitencia consecutiva. Desde su inicio, ni la lluvia ni ningún otro fenómeno había ‘conseguido’ lo que sí ha podido el coronavirus, que Nuestro Padre Jesús Cautivo no pueda salir.

Para sobreponerse a todo ello, la hermandad ha organizado dos actividades a la que invitan a participar a todos los vecinos.

Por un lado, han pedido que este miércoles, desde las 22:00 hasta la 1:30 horas, horario en que el Cautivo debería estar procesionando, los ubriqueños enciendan una vela roja y la coloquen en sus balcones o terrazas para conseguir “la estación de penitencia más grande jamás vista en Ubrique”. El portavoz y secretario, Sebastián Casillas, cree que superarán con creces los 275 penitentes que pone en la calle cada año la hermandad.

Por otro lado han lanzado una campaña en Internet para que los ubriqueños suban fotos del Cautivo desde el balcón o azotea para que salga a la calle metafóricamente. Para ello, todo el que desee participar tiene que subir la instantánea a las redes sociales con la etiqueta #MicalleconelCautivo. De momento, la iniciativa ronda el centenar de fotografías sin que se haya llegado al día clave.

Sebastián Casillas ha apuntado igualmente que algunos miembros están pensando a título personal algunas otras iniciativas y sorpresas aún por concretar.

Salvo esta salida procesional, el resto de actos tendrán lugar con el mismo procedimiento que siempre. A las 20:00 horas, el párroco Roberto Romero oficiará la misa de Hermanos a través de la página de Facebook de la Parroquia y tras ella hará lo mismo con las preces que el obispo D. José Mazuelos ha hecho llegar.