El equipo infantil femenino del CABU de Ubrique ha comenzado su andadura en una nueva temporada en la que han dejado atrás la categoría minibasket y por tanto se enfrentan a un balón más grande y pesado y una canasta más alta. No obstante, y pese a que los resultados no le han acompañado en los partidos en los que han llegado con un marcador ajustado a los momentos finales, José Antonio Orellana se ha mostrado más que satisfecho por el trabajo de adaptación de sus chicas.

El entrenador ubriqueño ha destacado que el esfuerzo de sus jugadoras está por encima al de otros clubes que cuentan con más equipos y con la posibilidad de ‘subir y bajar’ a las jugadoras que consideren. Asimismo ha resaltado la mejora colectiva prevista una vez han asimilado este cambio adaptándose a las nuevas características de sus entrenamientos y partidos.

En total han vencido un encuentro por 47 puntos de diferencia y han perdido tres choques por 1, 2 y 6 puntos respectivamente, lo que quiere decir que se han decantado por detalles mínimos y que podían haber caído igualmente del bando ubriqueño. Por todo ello, José Antonio Orellana se muestra optimista y confiado en que tanto él como Charo Orellana sabrán limar esos detalles en sus jóvenes jugadoras.

La competición contempla una liga a cuatro vueltas entre los cuatro equipos inmersos para acabar con una final four que decidirá el título final. Dada la igualdad entre todos los equipos, será en el último fin de semana cuando se decidan las cuatro posiciones de estos conjuntos.