El Ubrique UD rompió la racha de resultados frente al Trebujena, rival ante el que había caído, al menos, las últimas tres ocasiones en las que se habían enfrentado estos dos conjuntos llamados a pelear por entrar en la fase de ascenso. Paco, en el minuto 2, abrió el marcador, si bien tuvo que abandonar el choque en el descanso con una lesión en el tobillo. Ya en la segunda mitad, Parra firmó el segundo con una bonita vaselina tras una gran carrera y Lolo, después de que Alberto detuviera un penalti, hizo el tercero con un lanzamiento de falta directa en el que sorprendió lanzando por debajo de la barrera. 

Miguel Domínguez, resaltaba nuevamente la actitud del equipo, que saltó al terreno de juego con las ideas muy claras y que, más allá del penalti y alguna jugada aislada de Ismael, el atacante rival más peligroso, no pasó mayores apuros. Además, el técnico subrayaba el nivel físico del equipo y las rotaciones tanto en el once como la aportación de dos jugadores que ayer fueron suplentes como Parra y Lolo y que dieron ese plus para doblegar al rival.  

La condición física se antoja crucial en este mes de diciembre en el que, aparte de los partidos ya programados, se disputarán aquellos aplazados en su día por el coronavirus. Se avecina, por tanto, un carrusel de encuentros que pueden marcar el devenir de muchos equipos y sus aspiraciones de cara al resto de la temporada. En ese sentido se ha mostrado el entrenador del Trebujena, José Luis Huerta Otero, quien apuntaba la importancia de sumar todos los puntos posibles por si la competición tiene que parar como ya ocurriera el año pasado, impidiéndoles pelear hasta el final por el playoff. 

El Ubrique afronta el puente con un doble compromiso por delante. El sábado visita el Chipiona mientras que el martes 8, a las 16:30 horas, recibe al Roteña.